Enlaces Directorio y Calendario Laboral

Restauración fachada San Bernardo,67 en Madrid.

Una joya del modernismo desempolvada

La fachada de San Bernardo, 67 vuelve a lucir sus molduras y forjas tras seis meses de restauración.

Podría parecer que la arquitectura modernista de Madrid se esconde a los ojos del visitante habitual. Pero está allí, esperando a ser descubierta. Más allá del Palacio de Longoria (la sede de la Sociedad General de Autores y Editores, en Pelayo, 61) o del hotel Reina Victoria (plaza de Santa Ana, 14), la ciudad cuenta con viejas joyas forjadas entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, impregnadas con el calor del art nouveau francés y belga, el liberty italiano o el modernisme catalán y, por supuesto, con un toque muy madrileño. Tal es el caso del edificio de San Bernardo, 67, que tras seis meses de rehabilitación en su fachada ha vuelto a cobrar vida.

La portada, única en la capital, tiene un excepcional trabajo de forja artística del hierro, protagonista en los balcones y miradores. Sus cerámicas —hechas por Juan Ruiz de Luna Rojas, fundador de la Fábrica de Cerámica Artística de Nuestra Señora del Prado en Talavera de la Reina (Toledo) en 1908— adornan diversas partes del inmueble y lo convierten en una pieza inefable entre los edificios del barrio de Universidad, gracias un friso en el que se  representan escenas de El Quijote de la Mancha. El paso del tiempo, sin embargo, no perdona.

La obra, edificada en 1927 bajo la dirección de José Antonio de Ágreda, uno de los arquitectos que embellecieron la ciudad durante los años veinte del siglo pasado, estaba en “completo deterioro”, argumentan Macarena Sanz y Daniel Muñoz, directores de Garanza, firma que estuvo a cargo de la rehabilitación. Todo se inició en 2014. La comunidad de propietarios alertó del mal estado en el que estaba una cornisa. “Nos llamaron y después de hacer una inspección de la pieza advertimos de que había riesgo grave e inminente de desprendimiento de caída a la vía pública”, narra Gemma Fernández, del estudio de arquitectos Arquimia, empresa que dirigió la obra.

“Luego revisamos al detalle el resto de la fachada y nos percatamos de que había más problemas: parte de la cerrajería estaba en mal estado, la cerámica estaba llena de golpes, fisuras, desconchones”, detalla Alberto Escudero, también de Arquimia.

Así que se pusieron manos a la obra, no sin antes tener el aval de los vecinos. No ha sido un trabajo sencillo. El inmueble, catalogado como edificio con protección integral (de gran calidad, que presenta valores arquitectónicos y ambientales), necesitó un proyecto de rehabilitación, que salió adelante gracias a la Comunidad de Propietarios, a la gestión de la Administración de Fincas y a las ayudas concedidas por el Ayuntamiento de Madrid, a través de la EMVS. En Junio de 2017, Garanza puso en marcha los trabajos de restauración que terminaron la semana pasada.

Fue un trabajo que superó la simple chapa y pintura. Algunas piezas de hierro de sus anchos miradores trapezoidales y balcones estaban totalmente destruidas y tuvieron que ser sustituidas por reproducciones. “Había partes que parecía que las hubiesen sumergido en el fondo del mar”, explica Sanz, que también estuvo a cargo de la restauración hecha en la Fuente de Cibeles, en 2016. Además se eliminaron diversas capas de pintura que se sobreponían e impedían ver la belleza del trabajo de forja. “Se ha recuperado su color original: un negro sin brillo, como el que tenían originalmente”. Cornisas, pináculos de zinc y vidrios originales también fueron restaurados.

Piezas originales

La fachada del edificio, sin embargo, conserva más del 90% de sus piezas originales, según Fernández. La arquitectura modernista madrileña, un fenómeno marginal y totalmente eclipsado por la brillantez del catalán, “desgraciadamente está en muy mal estado”, reconoce José María Ezquiaga, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM).

La razón es simple. Muchos de los oficios artesanos con los que fueron construidos estos inmuebles, como la forja  del hierro, el trabajo de la cerámica y el manejo del estuco y el yeso, han sido olvidados por la arquitectura    moderna y es complicado y caro intervenir en ellos, agrega Ezquiaga. En la ciudad existen casi 200 construcciones que datan de aquella época, por ello su valor es especial. Sanz lo reconoce: “Poder hacer una obra así es preservar un legado. Fachadas como esta ya no se hacen ni se harán, ya no están de moda”.

GARANZA REHABILITACION,S.L.

 

Buscar por palabras

Buscar en directorio empresas